Trenes alimentados con Energía Solar

Trenes alimentados con Energía Solar ¿El futuro del ferrocarril?

Recientemente fue inaugurada la primera vía ferroviaria del mundo que funciona alimentada por energía solar, se inauguró en el Reino Unido. Esta abrió nuevas oportunidades para la adopción de esta tecnología en las líneas de todo el mundo. Actualmente ya existen ejemplos de proyectos similares en curso en la India y Australia.

¿Qué tan efectivo es este modelo? ¿Podrían nuestros ferrocarriles funcionar solo con energía solar?

La actual crisis ambiental en el mundo ha instado a todos los sectores a participar en la reducción de las emisiones y la limitación del cambio climático.

La industria ferroviaria tiene un punto de partida relativamente bueno en este contexto, ya que aporta sólo un pequeño porcentaje de las emisiones mundiales y representa uno de los modos de transporte más sostenibles del mercado.

Sin embargo, con el tiempo y la prisa de los gobiernos para reducir su huella de carbono, los esfuerzos de la industria para reducir las emisiones deberían comenzar a dar fruto de su arduo trabajo.

Innumerables proyectos en todo el mundo ya están demostrando que existen alternativas al carbono y que son igualmente eficaces, con ideas que van desde los trenes de hidrógeno hasta la electrificación de la red, que está ganando terreno.

Tras la apertura del primer ferrocarril solar del mundo, que comenzó a funcionar en el Reino Unido en agosto de este año, la energía solar también ha comenzado a mostrar un gran potencial.

Sin embargo, aunque esta tecnología ya está demostrando su eficacia en algunos ámbitos, todavía no es seguro que pueda aplicarse un día a gran escala a países enteros.

Producción de Energía Solar

Los trenes de energía solar se inician normalmente colocando paneles fotovoltaicos cerca o sobre los raíles; pueden producir suficiente electricidad para impulsar una corriente de tracción que se distribuirá a la red.

Estos sistemas pueden aportar diversos beneficios financieros a las redes que actualmente dependen en gran medida de la red. De hecho, la creciente falta de fondos y el hecho de que las redes estén alcanzando rápidamente su plena capacidad dificultan la generación de electricidad a partir de fuentes renovables para alimentar a los ferrocarriles.

Esto ha llevado a los desarrolladores a encontrar formas de producir energía solar directamente para el consumo, y los resultados de un estudio realizado en 2017 por el Imperial College London y la organización benéfica 10:10 del Reino Unido son la solución que están buscando.

El informe «Riding Sunbeams», que también es el nombre del proyecto, demostró que la generación de energía solar a partir de sistemas de tracción de corriente continua puede minimizar eficazmente la dependencia de la red y ahorrar 4,5 millones de libras al año.

Este modelo, según el informe, podría implantarse pronto con éxito en las redes de metro urbano, como el Metro de Londres, donde el 6% de la demanda de energía se cubriría con energía solar.

Los trenes de energía solar cobran fuerza

Sin embargo, mientras que la energía solar fotovoltaica puede aterrizar pronto en redes subterráneas de todo el mundo, puede que tarde algún tiempo en aplicarse a los ferrocarriles a gran escala.

Esto no significa, sin embargo, que no se hayan hecho esfuerzos en este sentido. Años de colaboración a las 10:10, Community Energy South y Network Rail del Reino Unido generaron recientemente la primera línea ferroviaria alimentada por energía solar del mundo en Hampshire, Reino Unido, en agosto de 2019.

energía solar para trenes
nridigital.com

Nacida del proyecto Riding Sunbeams, la línea puede ahora ignorar por completo la red nacional utilizando la energía de 100 paneles solares. En los próximos años, se espera que forme parte de la primera «granja solar» a gran escala propiedad de una comunidad y de un viajero.

Pero este no es el único modelo existente. En la India, por ejemplo, los trenes tienen energía solar en sus techos, y en 2017 la ciudad de Guwahati se convirtió en la primera estación del país en ser alimentada 100% con energía solar. El gobierno local está trabajando para adoptar la energía solar fotovoltaica en 8.500 estaciones en los próximos años.

También se han puesto en marcha recientemente proyectos de este tipo en Australia y Argentina, pero hasta ahora en lugares relativamente pequeños.

Importancia de los cruces de ferrocarriles

La idea de conectar paneles solares a traviesas también está ganando popularidad en la industria, ya que potencialmente permite que la energía solar fotovoltaica opere en viajes largos a un costo relativamente bajo.

En los últimos años han comenzado a surgir iniciativas en este contexto, con empresas como el Grupo Bankset y Greenrail a la cabeza.

El primero, el Grupo Bankset, es un inversor financiero con sede en el Reino Unido especializado en energías renovables, cuyo prestigio en el sector está creciendo a un ritmo impresionante. Actualmente, la compañía está trabajando en un proyecto que, de ser efectivo, entregará la mayor planta solar del mundo.

Lanzado en 2013 con el apoyo financiero de socios europeos, chinos y americanos, Bankset está probando actualmente la fijación de paneles solares de silicio y aluminio sobre traviesas ferroviarias en varias redes europeas e internacionales.

raíles con celdas fotolvotaicas
Greenrail

Con pruebas en 12 países, incluyendo Italia, Francia y el Reino Unido, así como en el extranjero, la compañía ya ha instalado el primer panel solar en un ferrocarril en Suiza y actualmente es un proyecto similar en Alemania.

Si las pruebas tienen éxito, la tecnología puede suponer un cambio en el mercado, ya que puede extenderse a unos 165 países de todo el mundo y convertirse en la mayor instalación del mercado.

Por otro lado, la empresa italiana Greenrail está ganando impulso gracias a su gama de anclajes solares, que integran paneles fotovoltaicos y también contribuyen a una economía circular, compuesta por algunos materiales reciclados.

Limites de la energía solar

En general, el futuro de la energía solar en la industria ferroviaria parece sin duda prometedor, apoyado por una investigación intensiva, empresas pioneras como Greenrail y Bankset, y un esfuerzo colectivo y el deseo de descarbonizar los ferrocarriles.

¿Son suficientes para hacer de la energía solar el futuro del transporte ferroviario?

Hay mucha menos certeza al respecto, sobre todo porque estos proyectos aún están en sus inicios y las empresas tardaron varios años en desarrollarlos y ejecutarlos.

La tecnología en sí tiene algunas limitaciones, porque a menudo necesita ser soportada por baterías. Este es el caso, por ejemplo, de la siguiente línea argentina que conecta San Salvador de Jujuy con La Quiaca. Los trenes que circulan por esta red tendrán paneles solares en el techo, pero también se alimentarán con baterías cargadas en las estaciones.

El formato se está adoptando en Australia, donde, en 2017, la Byron Bay Railroad Company desplegó un tren equipado con paneles solares en su techo, además de baterías, que sirven como ayuda de emergencia.

Si bien en los últimos tiempos se han puesto en marcha en todo el mundo un número cada vez mayor de proyectos con paneles solares, la investigación también se limita a áreas específicas en las que las poblaciones locales y las partes interesadas han colaborado eficazmente.

E incluso cuando se ha tenido en cuenta a todo un país, como en el proyecto Riding Sunbeams, la investigación parece sugerir que sólo parte de las redes ferroviarias podrían funcionar con energía solar, principalmente a través de fondos y la participación de la industria.

«Creemos que la energía solar puede proporcionar el 20% de la red Merseyrail en Liverpool, así como el 15% de las carreteras suburbanas en Kent, Sussex y Wessex», escribió Alice Bell, gerente de comunicaciones a las 10:10. Guardián en 2017.

«Tampoco hay razón para que sea algo británico», añadió. «Estamos particularmente entusiasmados con las posibilidades de San Francisco, Ciudad de México, India y España, pero los trenes y tranvías de todo el mundo pueden trabajar bajo el sol en unos pocos años.

Del mismo modo, en abril de este año, Marc Isoti, director del Grupo Bankset, dijo a Future Rail: «Creemos que los paneles solares sobre rieles son capaces de satisfacer el 30% de las necesidades energéticas de la red nacional las 24 horas del día, los 7 días de la semana. 7, y ahora es la solución más rentable.

«Se trata de una cuestión política, porque la mayor parte de la red ferroviaria pertenece a las respectivas regiones y estados; muchas líneas ferroviarias están privatizadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *