tren de alta velocidad

Historia y desarrollo del tren de alta velocidad

El tren de alta velocidad (TAV) es esencialmente un ferrocarril que funciona a velocidades mucho más altas que el ferrocarril convencional y que utiliza vehículos y vías especialmente construidas. Las definiciones más precisas difieren en todo el mundo.

El anexo 1 de la Directiva 96/48/CE de la Unión Europea estipula que el tren de alta velocidad es un conjunto de tres elementos: infraestructura (vías de alta velocidad especialmente construidas), límite de velocidad mínimo (250 km). / La Unión Internacional de Ferrocarriles tiene un conjunto mucho más amplio de definiciones y estipula que el ferrocarril de alta velocidad es un conjunto único de características.

Antecedentes al tren de alta velocidad

Desde el inicio del ferrocarril, los ferrocarriles han intentado alcanzar velocidades más altas porque la velocidad siempre ha sido un factor importante en este tipo de tráfico.

Los primeros experimentos con el ferrocarril de alta velocidad se llevaron a cabo en Alemania en 1899. El ferrocarril Marienfelde-Zossen, de 72 km de longitud, fue electrificado por el ferrocarril nacional prusiano y diez empresas del sector eléctrico y de ingeniería. Después de cuatro años de experimentación, los rieles pudieron alcanzar una velocidad de 210,2 km/h, pero este tren no entró en servicio de forma regular.

El “Fliegender Hamburger“, que funciona con diesel, entró en servicio regular en 1933 en la línea ferroviaria Hamburgo-Berlín a una velocidad máxima de 160 km/h. Cuando se introdujo el tren de vapor Henschel-Wegmann en 1936, con una velocidad máxima de 160 km/h, el tren de alta velocidad comenzó a extenderse por toda Alemania, pero la Segunda Guerra Mundial lo detuvo. Mientras tanto, Estados Unidos ha construido sus propios trenes de alta velocidad. Su Zephyr alcanzó una velocidad de 124 km/h (con picos de 185 km/h en 1934). En 1935, se introdujo el servicio Morning Hiawatha, que utilizaba locomotoras de vapor de hasta 160 km/h a velocidad comercial normal. Italia tenía su propio tren de alta velocidad en 1938 con la ETR 200, que también tenía una velocidad comercial de 160 km, pero que también rompió el récord de 1938 de 203 km/h.

Tren de alta velocidad

Gran Bretaña rompió el récord del mismo año para la locomotora a vapor con su locomotora “Mallard”, que alcanzó los 202,58 km/h.

 Desarrollo del tren bala

La Segunda Guerra Mundial detuvo la carrera, pero continuó después de la guerra. Los primeros récords se establecieron en la década de 1950 a velocidades superiores a 300 km/h: los trenes nacionales franceses CC 7107 y el prototipo BB 9001 alcanzaron los 320 km/h y 331 km/h respectivamente. Las mejoras técnicas también continuaron: el columpio de caza (el columpio de las figuras) se resolvió con “amortiguadores de guiñada”. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón tuvo que hacer frente a la congestión del tráfico por carretera y ferroviario y a una elevada población en algunas regiones. Para resolver el problema, el gobierno japonés ha lanzado su programa de trenes de alta velocidad. Sus primeros trenes de vía estrecha tenían una velocidad máxima de 145 km/h, abriendo la vía a trenes de vía pesada estándar de hasta 250 km/h.

El primer tren de alta velocidad moderno entre Tokio y Osaka, el Shinkansen Tōkaidō, abrió sus puertas en 1968. Estos primeros trenes consistían en 12 coches y luego 16 trenes de dos pisos. En 1976, estos trenes tenían su mil millones de pasajeros.

En la década de 1960, Japón y Alemania estaban muy por delante y podían alcanzar velocidades superiores a los 200 km/h, pero Francia se estaba quedando atrás (tenían un Aerotren de hasta 345 km/h, pero esto era sólo una prueba de concepto). Con trenes de alta velocidad que sólo alcanzan los 160 km/h, el ministro francés de Infraestructuras, Edgar Pisani, concedió a los ferrocarriles franceses 12 meses para alcanzar a Alemania y Japón. En última instancia, el TGV ha operado a más de 270 km/h, pero puede llegar hasta 574 km/h (un récord en 2007).

Desde entonces, el tren de alta velocidad se ha extendido por todo el mundo. Muchos países como España, Reino Unido, Corea del Sur, Taiwán, Turquía, China y otros tienen trenes de alta velocidad que pueden alcanzar velocidades de más de 300 km/h y acelerar el viaje de millones de pasajeros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *